Estoy pensando en reclamar a mi empresa por algo que no considero justo, pero tengo miedo a unas posibles represalias. ¿ Qué puedo hacer?

La garantía de indemnidad es el derecho de todo trabajador a no sufrir represalias por parte de la empresa después de haber reclamado y/o ejercitado sus derechos laborales. La consecuencia de toda acción realizada por la empresa con ánimo de venganza será la nulidad de la misma.

Este derecho fundamental del trabajador no viene recogido en ningún artículo del Estatuto de los Trabajadores, sino que es una construcción jurisprudencial a partir del artículo 24 de la Constitución referente a la tutela judicial efectiva. Es decir, los tribunales han ido moldeando y constituyendo los supuestos caso por caso en los que un trabajador está protegido.

despido

El artículo 24 de la Constitución establece que «Todas las personas tienen derecho a obtener tutela efectiva de los jueces y tribunales en el ejercicio de sus derechos e intereses legítimos, sin que, en ningún caso, pueda producirse indefensión». Igualmente, en conexión con lo anterior, el apdo. 2 g) art. 4 ET, determina, que los trabajadores disponen, como derecho básico, de la facultad de interponer acciones en los tribunales judiciales como consecuencia de su contrato de trabajo.

Así, los tribunales han ido señalando que la vulneración del derecho a la tutela judicial efectiva no sólo se produce por las irregularidades sucedidas dentro del proceso que ocasionen una privación de las garantías procesales. También puede lesionarse cuando su ejercicio, o la realización por el trabajador de actos preparatorios o previos necesarios para el ejercicio de una acción judicial, produzca como consecuencia una conducta de represalia por parte del empresario.
Se ha considerado, entre otras causas, vulnerada la garantía de indemnidad cuando la represaría empresarial en consecuencia de:

  • Haber realizado reclamaciones judiciales o extrajudiciales. 
  • Haber denunciado al empresario ante la Inspección de Trabajo es considerado como acto preparatorio o previo necesario para el ejercicio de una acción judicial. 

pexels-photo-705674

La protección del trabajador por este derecho no es absoluta. No siempre que concurre una reclamación del trabajador y un posterior despido u otra acción por parte de la empresa se aplicará la garantía de indemnidad y la acción de la empresa será considerada nula.

Estos son algunos casos en los que no existirá dicha protección.

a) En reclamaciones temerarias o injustificadas efectuadas sólo con el ánimo de evitar un previsible despido, sanción o modificación de sus condiciones de trabajo.

b) En decisiones empresariales que acredite su procedencia, es decir, que estén justificadas. En ocasiones, el juez tendrá que valorar la acción procedente de la empresa en relación con la reclamación efectuada por el trabajador, ver su razonabilidad y, en su caso, si existe una posible conexión.

c) Cuando la empresa acredite que la decisión estaba tomada antes de que tuviera conocimiento de la reclamación del trabajador.

d) En las reclamaciones nimias o de una transcendencia ínfima.

Publicado por

abogadovigoblog

Blog sobre derecho laboral y otros temas de actualidad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s